Ellos supieron cómo conquistarlas. Ahora es tu turno.

√Čsta es la historia de un hombre que fue un fracasado con las mujeres por mucho tiempo. Pero que despu√©s de pasar una situaci√≥n horrible en el amor… pas√≥ de ser un idiota a ser un seductor imparable, transformando su vida social 180 grados. As√≠ es c√≥mo empez√≥ todo.

Sí. Ese fracasado e idiota del cual hablo fui yo.

Mi nombre es Alex Martin. Sí, el de la foto.

Y antes de revelarte c√≥mo puedes t√ļ tambi√©n transformarte en un seductor, conquistar a la mujer que te gusta y llevarla a la cama…

… quiero aclarar que esto NO es un sistema que funciona con el 100% de las mujeres.

No voy a mentirte.

Ning√ļn hombre puede seducir a cualquier mujer del mundo. Y si has le√≠do eso en alguna p√°gina de internet o en alg√ļn libro…

Pues amigo, te han MENTIDO.

Bueno, si eres Cristiano quizás sí:

Pero lo que sí puedo prometerte es que podrás seducir al 80% de las mujeres que abordes.

Creo que pasar del 0% de mujeres que est√°s seduciendo actualmente a pasar a seducir al 80%, es m√°s que suficiente, ¬Ņverdad?

Te voy a explicar cómo hacerlo. Pero antes necesito remontarme al pasado para explicarte cómo llegué hasta este método infalible de seducción.

Desde mi adolescencia fui un fracaso total con las mujeres.

Al igual que muchos hombres, no sabía qué debía decir o hacer para que una mujer se interesara en mí.

Tenía miedo de acercarme a ellas y hablarles. No sabía qué decirles.

Y si tomaba la suficiente valentía de abordarlas y llamar un poco su atención, comenzaba a decir cosas SIN sentido para intentar llamar su atención.

O comenzaba a hacerles muchas preguntas simplemente para que ellas hablaran conmigo.

Pero poco a poco… lo que parec√≠a que iba a ser una conversaci√≥n, se convert√≠a en una sala de interrogatorio.

Durante todos mis veinte, pensaba que mi problema con las mujeres era algo pasajero. Pensaba que poco a poco iba a ir adquiriendo ese llamado ¬ętalento para seducir¬Ľ.

Pero pasaba el tiempo y mi suerte con las mujeres no parecía mejorar por mucho que lo deseara.

Para que mi suerte mejorara, debía pasar por una situación horrible. Una situación tan horrible que me obligara a buscar una solución.

Y finalmente sucedió.

El método del cual quiero hablarte que transformó mi vida para siempre, llegó a mí luego de una de las mayores frustraciones que sufrí en el desgraciado mundo del amor.

Todo empez√≥ a los 34 a√Īos.

Había dejado mi antiguo trabajo y empecé a trabajar en una nueva empresa.

En el plano sentimental era una nueva oportunidad de conocer a nuevas personas. Y cuando digo ¬ęnuevas personas¬Ľ, me refiero a mujeres.

Pronto hice amigos en el trabajo. Y un d√≠a en una reuni√≥n conoc√≠ a la mujer de mis sue√Īos: Karina.

Desde el primer momento en que la vi, qued√© enamorado de su boca, sus ojos, su cabello…

Me gustaba todo de ella.

Al poco tiempo nos hicimos amigos y sal√≠amos con los dem√°s compa√Īeros de trabajo.

Yo sentía que tenía una conexión con ella. Sin embargo, opté por ir despacio. Pensé que si iba lento tendría una oportunidad para conquistarla.

Pasaron 2 meses y sent√≠ que era el momento de sacar al ¬ęDon Juan¬Ľ que llevaba dentro. La invit√© al cine y despu√©s a cenar.

Yo estaba muy nervioso ese día. Pero ella no. Karina todo el tiempo había sido muy amable conmigo. Eso me hizo pensar que yo también le gustaba.

Por fin luego de cenar la llevé a su casa. Al despedirnos, sin pensarlo le dije que me gustaba mucho y le di a entender (de forma sutil) que quería acostarme con ella.

Karina se quedó helada.

No decía nada. El momento romántico que había imaginado, se volvió muy incómodo para mí.

Finalmente ella abri√≥ la boca y me dijo: ¬ęAlex, a m√≠ tambi√©n me gustas. Pero como a un amigo. Y yo prefiero que sigamos as√≠. Hasta ma√Īana.¬Ľ

Y me dio un beso en la mejilla y me cerró la puerta en la cara. Yo me quedé allí afuera dos minutos, pensando.

¬ę¬ŅPero qu√© diablos pas√≥?¬Ľ, pensaba. Yo estaba convencido que le gustaba.

Me sentí muy mal. Mi inexperiencia con las mujeres nuevamente me hizo perder una oportunidad con una chica que me gustaba.

Karina nunca volvió a ser la misma chica amable y atenta que era antes conmigo. Es más, a partir de ese momento me evitaba siempre en el trabajo.

Luego la transfirieron a una zona más alejada de mí y no la volví a ver nunca más.

Después de todas las decepciones que había sufrido en mi vida, lo que sucedió con Karina fue la gota que derramó el vaso.

Finalmente entendí que necesitaba ayuda para mi problema.

Busque mucha información y puse en práctica algunos tips.

Pero NADA me funcionaba.

Hasta que un día buscando en Internet encontré un libro. Y lo que sucedió después de poner en práctica sus consejos me voló la cabeza.

Pero antes de contarte eso… quiero aclararte que entrar√°s a un nuevo mundo.

¬ŅRecuerdas esa escena de Matrix en la que Morfeo le ofrece a Neo elegir entre la p√≠ldora roja y la azul?

La píldora azul le permitía olvidar que había hablado con Morfeo y le permitía permanecer en su mundo virtual de la Matrix.

En cambio, la píldora roja lo liberaría de la Matrix y lo conduciría al mundo real.

En mi caso, haber leído este libro era como tomar la píldora roja.

Me liberó de todas las falsas creencias que tenía sobre las mujeres y de cómo se debía conquitarlas.

Y me mostró por qué los seductores se quedaban con todas las mujeres, mientras que los hombres como yo nos volvíamos solos a nuestras casas después de una fiesta o después de la discoteca.

En fin…

Después de leer el libro empecé a aplicar sus consejos. Y una noche que salí con amigos y fuimos a una discoteca me acerqué a una linda chica y ella me terminó dando su Whatsapp.

Nada mal por haber sido la primera vez que aplicaba esos consejos.

Despu√©s de ese momento, me sent√≠a est√ļpido por no haber descubierto eso antes. Todos mis veintes fueron desperdiciados por no conocer las estrategias de seducci√≥n del libro.

Pod√≠a entender ahora por qu√© Karina JAM√ĀS se sinti√≥ atra√≠da hacia a m√≠.

Pero después de dormir con mi primera conquista, ya no me importaba más Karina. Me había olvidado de ella completamente. Mi di cuenta que ella no era tan especial como yo creía.

El libro pronto se lo prest√© a un amigo. Y al cabo de dos semanas me dijo que una compa√Īera suya del trabajo que tanto le gustaba era ahora su novia.

Ahora estoy por cumplir 38 a√Īos y estoy con una mujer diferente cada fin de semana. ¬ŅNo me crees? M√≠rame:

No esperes encontrar fotos m√≠as con super modelos. Todo hombre tiene un l√≠mite en las conquistas ūüėÄ Y deber√°s aceptarlo.

¬ŅA ti tambi√©n te gustar√≠a tomar la p√≠ldora roja y transformar tu vida social para siempre?

Entonces haz clic en el siguiente enlace para comenzar tu transformación con las mujeres:

Haz clic aquí para ver el libro y descubrir el método

Muchos éxitos con las mujeres!

Alex Martin